21 de 11 de 2011

Por primera vez en Miami

Hace unos días me fui a Miami por 10 días, decidí premiarme y partir. Nunca había estado ahí, pero tengo un amigo que desde hace varios años vive allá y siempre me había dicho que fuera…esta vez dije ¡sí, me voy!

Las palabras típicas que yo había escuchado de los que van a Miami, eran “shopping” y “playa”, aunque me crean loca el panorama only “shopping” no me parecía tan fascinante, un día puede ser, pero pasarme los días adentro de un mall no me llamaba la atención, así que no tenía muy claro si me gustaría tanto Miami. Me imaginaba un lugar bastante superficial.

Sin embargo, tuve la suerte de conocer la ciudad de los verdaderos habitantes de Miami, no sólo la del turista, sino que donde van al banco, la peluquería, el gimnasio, el colegio, el parque donde van los niños, bares, las playas donde no van los turistas, etc., todo, o por lo menos, la gran mayoría.

Miami es una ciudad enorme, con distintos y entretenidos lugares por conocer, pero a todo hay que ir en auto o moto. Alojé en downtown, al borde del mar mirando el puente que cruza a Key Biscayne, en una calle que se parecía  a la calle el Bosque de Stgo. Residencial, comercial, con oficinas y restoranes cercanos.

Lo primero que hago cuando estoy en USA, es tomarme algún “shake”, hasta hace muy poco tiempo en Chile era casi imposible tomarse un milkshake, ningun local de comida rápida los tenía, porque no era rentable y los chilenos no lo pedían.

El primer día…una vista rápida por donde estaba y fui a conocer su característica calle “Ocean Drive”, con todos sus restoranes, hoteles, playas y miles de turistas; sus calles de alrededor, etc., por supuesto,  repleta de tiendas “Lincoln”, Collins , etc. En la noche “la Española Way”, una calle de restoranes con su terrazas atestadas de gente y buena música.

Otro día salí con la Karina, amiga chilena que hace años se fue a vivir a  Miami, fue genial, me llevó a otro sector de la ciudad, y lo más importante es que logré comprar los perfumes que me habían encargado las amigas de mi hija, dígase el de Justin Bieber, que no lo vendían casi en ninguna parte, claro que el encontrarlos significó gran espacio en mi maleta, son cajas cuadradas y enormes, y obvio que no podía traérselas sin las cajas.

Cruzamos el puente que veía de la ventana del departamento y me llevó a conocer un poco la isla de “Key Biscayne”, un lugar muy bonito, residencial, mucho más tranquilo que lo que me imaginaba, con playas preciosas.

Otro día partí con mi amigo de paseo rumbo a “Naples”. Viajamos por la 41, atravesando los “Everglades”, pantanos con cocodrilos, reptiles, mosquitos y pájaros. Toda esta zona es la que habitan los indios Miccosukke, los que hacen los safari en “airboats” a través de estos pantanos a los turistas.

Algo que me llamó mucho la atención fue que a lo largo del camino nos encontramos con bastantes hombres que eran prisioneros realizando trabajos en la carretera. Llegamos a Naple, una playa muy tranquila, donde predominaba gente mayor. Fue un rico día de relax de guata al sol.

De vuelta en Miami, todavía me quedaban por conocer dos lugares que me interesaban mucho: el “design disctrict”, la zona donde están las tiendas top de diseño, principalmente de muebles. Y donde terminamos el día, muy cerca de ahí en “Wynwood”, el barrio donde están la gran mayoría de galerías de arte. Pero mi gran golpe de suerte fue que ese día era EL sábado en que todas estas estaban con sus “openings”, inaugurando nuevas exposiciones.

Una gran diversidad tanto de arte como gente, genial!

Como conclusión, Miami tiene mil cosas por descubrir…se los recomiendo.

 

Aquí les dejo una GALERÍA con las fotos!!

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último