07 de 07 de 2017

¿Por qué es tan importante mantener los horarios de las comidas?

Hábitos_alimenticios_erróneos_4

¿Sabías que si logras mantener una alimentación inteligente, con horarios y ejercicios, los resultados en corto o mediano plazo pueden traducirse en disminuir 1.5 kilos cada dos semanas? ¡Aplica estos tips y logra bajar esos kilitos que sobran!

Ordenar los horarios de las comidas y mantener hábitos alimenticios saludables asegura el 80% del éxito de un tratamiento para bajar de peso. Por otro lado, lo ideal es que no pasen más de cuatro horas entre una comida y otra, ser constante y tal y como recomiendan expertos, tomarse al menos 20 minutos para comer.

Si bien la obesidad está influenciada hasta en un 70% por la genética y en un 30% por el medio ambiente, existen alternativas para mantener un peso adecuado y así también evitar ciertas enfermedades relacionadas con el sobrepeso como la hipertensión o la diabetes.

mujer-sosteniendo-reloj-comida

Lo importante es ser constante, según aclara Alejandra Gómez, nutricionista de Clínica OriGen, quien además explica que ordenar los horarios de las comidas es prácticamente el 80% del éxito de los tratamientos para bajar de peso. “Es muy importante tener horarios de alimentación establecidos e idealmente se busca que entre una comida y otra no pasen más de 4 horas. Esto influye en que la persona va a tener una fuente de energía gracias a su alimentación y la idea es que toda esta alimentación se distribuya en pequeñas comidas que vayan acelerando el metabolismo y evite que queden con mucha hambre para las siguientes comidas”, revela.

Para poder mantener un peso adecuado, sigue estas recomendaciones. Así podrás crear y mantener hábitos alimenticios, complementándolos con ejercicios para poder reducir el sobrepeso:

1.- Comer cada 3 horas: entre cada comida grande, es decir, desayuno, almuerzo y cena, incorporar colaciones, que pueden ser una fruta o un lácteo bajo en grasas. Esto ayudará a no llegar con demasiada hambre a la siguiente comida y además ayudará a regular el metabolismo.

2.- Tomarse un tiempo prudente para comer e incentivar la masticación: comer sin distracciones y tomarse al menos 20 minutos para esto. Además, la saciedad se ve regulada por la masticación. Si tienes un tiempo y puedes masticar más veces y comer la comida más despacio te va a favorecer el nivel de saciedad que llega al cerebro.

3.- Porciones y cantidades: si en el almuerzo comemos un plato grande, la recomendación es que en la cena comamos lo que nos quepa en un plato de pan. Si bien es un mito que no se puede comer carbohidratos en la noche, es importante ver la cantidad que se consume y saber distribuirlos a través del día.

4.- Reemplazar la tradicional once por una cena: esto porque el valor nutricional de una cena es mucho mayor al aporte que puede tener la típica once. “La ultima comida del día debería ser una cena. El error de los chilenos es que toman la once y generalmente es pan con algún agregado, no muy saludable, con leche o té. Como el gasto va disminuyendo hacia la noche, vamos comiendo una gran comida que no nos favorece para el control de peso”, explica la nutricionista. La cena, por el contrario, tiene mayor cantidad de nutrientes, porque tiene una mayor variedad de alimentos.

apple_watch-mujer_tecnologia-mujer_techie_MILIMA20160504_0392_10

5.- Fomentar el consumo de verduras: el invierno, sobre todo, es una buena época para incentivar el consumo de verduras a través de sopas naturales o verduras salteadas, tortillas, budines, guisos o cremas. Además, el consumo de legumbres es muy saludable, porque si bien las lentejas, por ejemplo, se asocian a un plato muy calórico, este tiene muchas menos calorías que un plato de arroz con carne. Lo que hay que cuidar es la cantidad. Las lentejas son muy buena fuente de proteínas.

6.- No dejar de hacer ejercicios: es natural que las personas dejen de lado la actividad física en esta época del año. Por ello, la recomendación es buscar actividades cálidas como yoga bikram o natación. Lo importante es mantener el ejercicio al menos una hora diaria, tres veces a la semana.

7.- Consultar a un profesional: si bien seguir estas recomendaciones puede ayudar al control de peso de las personas, es importante recordar que hay quienes tienen una predisposición genética a la obesidad, así como también personas que tienen otras enfermedades como diabetes o hipertensión, que necesitan de una dieta específica. Por ello, para estos casos, la recomendación es asesorarse por un profesional que va a orientar a cada persona de acuerdo a su edad, talla, genética, etc.

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último