11 de 07 de 2017

Errores con las apps para medir tu comida

4-1493113458664

¿Cuentas todo lo que comes? ¿Lo anotas o lo cargas en tu app de alimentación saludable? ¡Ojo con estos errores!

Las apps para saber qué comemos están súper de moda. Yo que soy vieja, cuando empecé en esto de entrenar y comer “en serio” usaba un diario, escrito a mano, porque era así, analógica. Y aunque ahora trato de no medir ni mi cintura, cuando estoy enfocada en una meta en específico, me gustan los diarios y tener una planificación de mis comidas y actividades.

Y la verdad es que los diarios/apps/logs o como quieras llamarlos son una súper ayuda para que las personas se pongan serias con lo que comen. De hecho, pueden ver patrones referidos a sus emociones (si comen más en ciertos momentos del día o pasando estrés), qué comida les está cayendo más pesada o cuándo comen poco y no rinden en sus entrenamientos. Pero la verdad es que todo esto vale nada si no tienes dos componentes: sinceridad y ser minuciosa.

22f2833e8a1ee503eb21465b692c0a5e

¿Por qué? Porque la mayoría de las personas se refieren a su comida con diminutivos, como si así le quitaran las calorías y en su mente no es lo mismo comerse una galleta que “una galletita” o porque dejan por fuera ciertos detalles que pueden ser importantes.

Si haces un diario de comida y la cosa es tipo “yo solo como una ensaladita, un pedacito de pan, pollito sin la piel, un cafecito y media galletita” y tienes sobrepeso, baby ahí está fallando algo y no creo que sea solo tu metabolismo.

En la versión inglesa de WomensHealth me leí estos errores que comete la gente con las apps de comida. Ahí se referían a una aplicación en específico, pero creo que esta guía puede servir hasta para aquellas que les gusta escribir diario a mano y guardarlo debajo de su almohada:

- Mides al ojo por ciento: si te mandan media taza de arroz, es media taza o si son 120gr de pechuga de pollo, son 120 gr. Claro que con el tiempo uno “masteriza” las porciones pero recuerda que tu ojo te quiere más que tu mamá y si no sabes cuánto es tu porción, te puedes servir más de lo que te toca.

- No cuentas los aderezos: te comes la ensaladita pero con mayonesa o mejor aún, con bastante aceite de oliva (que es sanísimo, claro que sí, y cada cucharada tiene como unas 120 calorías).

1e3f03d49258c3bd054c71fb9b77c351

- No cuentas los líquidos: esto es común en los tomadores de juguitos, tés envasados, “un poquitín” de leche. Si viene en un pote, voltéalo y date cuenta que tiene algunas calorías. Y que “natural” no significa “sin calorías”.

- Crees demasiado en los alimentos cero calorías: claro que no aportan valor calórico pero en su mayoría, tampoco nutrientes. ¿Qué te deja eso? Seguramente con hambre.

Como siempre, estas técnicas de medir/pesar/loguear sirven para quien está comiendo para una meta específica. Nadie vive con una balanza en el ojo o con una taza medidora como llavero. Porque la idea es que lleguen a su peso, adquieran hábitos y así puedan vivir su vida sin tanto estrés, alimentándose como debe ser.

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último