05 de 12 de 2017

#Swolemates Las parejas que entrenan juntas ¿se quedan juntas?

entrenar-en-pareja

Definitivamente, tal vez. Para eso, WH investigó si el dicho “almas sudorosamente gemelas” es algo que vale la pena. #Swolemates es el nuevo término para esta iniciativa en pareja, pero, ¿será efectivo? ¿qué tan bueno es para la pareja?

Mientras estoy trotando (caminando) por mi camino alrededor del estacionamiento, veo al hombre con el que estoy saliendo, corriendo (a máxima velocidad/acelerando) hacia mí desde la otra dirección. Trato de apurarme, mientras me pregunto si escuchará a Miley Cyrus sonar a través de mis audífonos. Se encuentra a menos de un metro de distancia y por un segundo pienso que me va a besar. En lugar de eso, se para, hace una cara, y me dice, “te ves terrible”, antes de irse de nuevo.

Como el romance tradicional se va, caras rojas y jadeando pueden ser la orden del día, (o noche) pero los sostenes deportivos y shorts para ciclismo rara vez son celebrados por sus poderes de seducción.

Sin embargo, según un estudio elaborado por la Universidad de Indiana, cuando se trata de alcanzar la felicidad romántica y un cuerpo asesino, en realidad son una combinación hecha en el cielo. Los investigadores encontraron que el 93 por ciento de individuos que se ejercitan en pareja verán sus objetivos de entrenamiento hasta el final (contra un 57 por ciento que sudan solos).

 

entrenar-2

 

Y es un beneficio que parece estar haciéndose popular, con #Swolemates –un hashtag bastante nauseabundo que hace referencia al efecto hinchado de ese entrenamiento acoplado en tus músculos– acumulando más de medio millón de imágenes compartidas en Instagram. Así que mientras que competir con mi cita puede sentirse como un ejercicio de humillación, parece que entrar en sudor con tu pareja es el atajo más innovador de la temporada para maximizar tus resultados.

“Entreno con mi polola de cuatro a seis veces por semana”, apunta Nikki Brooks, de 29 años, quien encontró a su pareja Kayleigh en el gimnasio un par de años atrás. Creo que es una de las razones por las cuales nuestra relación, por no mencionar nuestros músculos, es tan fuerte. Cuando empezamos a salir, nos estábamos viendo en el gym todos los días también, así que el entrenar juntas siempre ha sido parte de nuestra dinámica. Si a una de nosotras le dejara de importar el ejercicio, no sé qué le haría a nuestra relación. Pero mientras tanto, funciona”.

METAS COMPARTIDAS
La doctora Sophia Jowett, una profesora de psicología en la Universidad de Loughboough y una de las investigadoras detrás de “Tandem Performance” –una herramienta de relaciones que analiza la eficacia de diferentes dúos en el deporte– no está sorprendida de que las parejas encuentren que el entrenar en compañía los acerca más. Después de todo, está comprobado que las que se ejercitan como un dúo reportan mayores niveles de satisfacción dentro de su relación –se piensa que es porque al trabajar hacia un objetivo en común puede acercarlos más y crear un sentimiento compartido de logro.

Y las ventajas no terminan ahí. De acuerdo a la especialista, ejercitarte con una pareja también hará que estés más fit en poco tiempo. “Cuando estás por tu cuenta es tentador el apegarte a lo que conoces, pero con alguien más la etiqueta social te obliga a intentar acomodarte a sus deseos y necesidades. Lo cierto es que no hay evidencia que sugiera que el romance juegue una parte en esto”, coincide la doctora Jowett. “Pero hay un impulso psicológico para llevar las cosas a extremos cuando queremos impresionar a alguien”.

 

 

entrenamiento-

 

ANSIEDAD DE RENDIMIENTO

Sin embargo, no todos encuentran la experiencia tan positiva. La psicóloga y experta en relaciones Alycia Scott, dice que el ejercicio aumenta los niveles naturales del neurotransmisor de la adrenalina, lo que puede conducir a un mayor riesgo de peleas, especialmente entre parejas, donde las fronteras sociales naturales ya están borrosas. “Piensa cómo podrías explotar con tu pareja, pero muérdete la lengua cuando hables con un amigo”, dice. “Si están entrenando juntos y se sienten frustrados porque no va de acuerdo a lo planeado, entonces es más probable que se produzcan tensiones”.

Su teoría está respaldada por un estudio publicado en “Cognición y emoción”, que vio cómo los sujetos de prueba que fueron inyectados con adrenalina empezaron a hacer más expresiones faciales negativas que aquellos que mantuvieron niveles bajos de adrenalina. También reportaron más estrés y recuerdos más intensa- mente negativos.

 

entrenar

 

Para Sophie Hines, de 29 años, productora digital en Londres, todo eso suena deprimentemente familiar. “Cuando conocí a Sam, él era un aficionado del ciclismo y mientras yo iba regularmente al gimnasio, la verdad es que ni siquiera tenía una bicicleta”, recuerda. “Pensé que entrenar juntos iba a significar un montón de paseos románticos en bicicleta a través del campo, consiguiendo estar más en forma mientras compartimos ese vínculo que se da sobre el sentido de logro”.

“Entre más me presionaba para mantener su ritmo, más me lastimaba. El hecho de que nuestra relación resistiera tanto podría ser visto como un signo de qué tan fuertes somos como pareja –para ser honesta, me asombra que no nos matamos”.

LEE EL ARTÍCULO COMPLETO EN LA EDICIÓN NOVIEMBRE DE NUESTRA REVISTA

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último